Tag Archives: Siem Reap

Angkor What??

19 Dic

 

Angkor What?, así se llama uno de los garitos de Siem Reap, ubicado en Pub Street. El nombre de la calle no es casual y el lema del citado antro es “Promoting irresponsible drinking since 1998”. Sobra decir que no estamos contra el consumo irresponsable de nada salvo que se cause dano a otros, cada cual gestiona su historia como sabe o quiere (me estoy sacando el rol profesional a marchas forzadas), pero como introduccion a lo que es Siem Reap puede valer.

Igual es que nuestro presupuesto es bajo y al llegar a los sitios turisticos los dolares se nos escapan, igual es que el turisteo me confronta con mi propia esencia turistica, occidental y dolarizada, esa de la que intento escapar a pedaladas, como quien huye de su sombra (aunque, paradojicamente, me reivindico como un turista de los que intentan respetar el lugar que visitan, el snobismo “viajero” me da un poco por saco). Igual es que uno solo se puede alejar de su sombra despacito, para tener la sensacion, al oscurecer, de haberlo conseguido… Igual es que se acercan las navidades y nos acordamos de vosotros,,,

En los mas de 120 km que pedaleamos por Angkor en 3 dias de visita, a cada rato rompiamos el silencio para compartir nuestros pensamientos: “Me estoy acordando de mi aita”, “Molaria traer a la vieja”, “Mira esa nina, se parece a mi sobri”… Lo mas curioso es que cuando uno hablaba, el otro estaba en la misma sintonia, cada uno con los suyos, familia, amigos, companeros…

Los templos, grandes, oscuros, fantasmales, inquietantes a ultima hora de la tarde. La ciudad bulliciosa, benidoresca en su corazon y tosca en los arrabales. Nosotros a ratos un poco desubicados, intentado ir despacito en el laberinto del chinotauro.

De Siem Reap vinimos a Battambang en barco, nos apetecia la travesia fluvial pasando por el lago Tonlé Sap (dicen que el mayor del sudeste asiatico, del que procede un 70%, del pescado de Camboya y reserva de la biosfera como nuestro Urdaibai) y los dias no daban para ciclar hasta aqui y llegar a Tailandia el 22. No es que fuera una maravilla, pelin incomodo y al final se hizo pesado el cayuco hiperpoblado, pero nos hinchamos de ver pajaros y gentes que habitan en las marismas y en las margenes del rio.

De Battambang poco que decir, uno duda de si los sitios son interesantes per se o porque lo dice la Loli (planet). Arquitectura colonial conservada y autentica vida rural (sic). La colonia no se esmero demasiado en las construcciones y de rural pues sí, como el 90% del pais.

Hoy hemos visto otro de los monumentos del holocausto, la killing cave y sus respectivos templos. Un poco descorazonados por lo descuidado y sucio que estaba todo hemos remontado viendo uno de los espectaculos mas impresionantes que recuerdo. A eso de las 17:40, puntuales a su cita con el atardecer, cientos de miles de murcielagos (un bilbaino diria que millones) saliendo de una cueva formando una inmensa columna. Hemos estado como 10 minutos y seguian saliendo, pero anochecia y tocaba pedalear 12 km de vuelta. Manana rumbo a Tailandia, dormiremos en Sisophon antes de cruzar por Poipet. Es posible que la siguiente cronica sea desde Krung Thep Maha Nakhon, Bangkok en bizkaieraz.

Anuncios

Más Mekong

14 Dic

Image

Queríamos un poco del Mekong profundo, del que llega desde Laos y alimenta a miles de camboyanos.  Aquellos pueblos vietnamitas que vimos en el sur hace un mes y éstos, sólo comparten las aguas de este río que va cambiando de color en función de la luz que lo ilumina. Este Mekong nos ha enamorado. Ni siquiera mirábamos ya el mapa porque él nos indicaba en todo el momento el camino. El único problema que podía surgir era querer cruzarlo, ya que no había tantos lugares ya donde poder encontrar un barco que lo hiciera regularmente o un puente.

Nos dirigiamos hacia Kratie, uno de esos lugares que tiene un claro reclamo, algo que justifica los kilómetros recorridos. Hasta el último momento, como todo turista creo, tuvimos el temor de no ver ninguno y es que apenas quedan 80 delfines de Irawadi en el mundo. Estos delfines de agua dulce son un raro animal que también quedó un día maravillado de aquel cauce.

Para verlos tuvimos que tragar bastante polvo porque decidimos ir hasta Kratie por los caminos de la orilla del río en lugar de escoger la no menos polvorienta carretera. Eso nos dió la oportunidad de volver a disfrutar del carácter sencillo y amigable de las gentes del Mekong que una vez mas nos abrieron las puertas de su casa ante la ausencia de hoteles o unos metros de algo donde poner la tienda. Pero el segundo día hacia Kratie sí que la desenfundamos.

Que alegría borrar el recuerdo de la última noche de camping! Con un quiebro sorpresa de Gorka, nos adentramos sin que nadie nos viera en un camino de plantaciones de tapioca. Todo salió perfecto. No nos acribillaron los mosquitos, nadie vino a visitarnos de madrugada e hizo hasta brisilla. Dormimos como ángeles.

Llegamos a Kratie y nos quedamos en un clásico hostel backpakero. Volvimos a relacionarnos con gente de nuestra calana, aunque cada vez nos sentimos un poquito más jemeres. Tras cumplir con las turistadas de rigor de la zona, paseo en bici por la isla frente a Kratie y ver los delfines (junto a unos simpáticos indios en viaje de negocios), pusimos rumbo a Siem Reap, desde donde hoy escribimos. Hemos hecho 360 km. en cuatro días, lo que hace un total de 2400 km., superando nuestras expectativas y las vuestras cabrones!

Manana nos espera Angkor. Hoy solo nos ha dado tiempo de ver el museo de minas antipersona y darnos un masaje, pero vestidos, con una especie de pijama. Qué recataos!

Ya os contaremos qué tal las piedras.

Cicloturistadas

Un año de excedencia, dos corazones, muchas agujetas.

Paisajes Adolescentes

Un año de excedencia, dos corazones, muchas agujetas.