Tag Archives: Padang

Con la basura en los talones

18 Jun

image

Cómo me incomoda sentir mi propio horror interior al ver la vida cotidiana de algunas personas. Tener que disimular delante de la gente, como si algunas cosas me parecieran normales. Cuando viajo a países que no son como el mío, que dan importancia o preferencia a cosas que en tu lugar de origen no se les da y viceversa, hay momentos en los que mi aceptación de “lo otro” es mas difícil de lo que me gustaría. Y me doy cuenta de mi juicio tan duro como ignorante; sé que mi juicio resultaría insultante en voz alta, o incluso no lo entenderían, pero hay veces que solo busco un lugar de confort donde los olores, temperatura, limpieza y ritmo sean los que conozco, los que extraño. En lugar de eso encuentro algo que me encoge las tripas, que me pone alerta de nuevo.
Ayer buscábamos un poco solo de confort, de aire fresco en la costa oeste de esta señora isla. La playa a la que llegamos era larga y estrecha. En la orilla muchas palmeras y barquitos anclados en la bahía. Comparando con lo que vimos en Padang ciudad, esta playa estaba salpicada sólo de plásticos y objetos flotantes. Lo de la ciudad era directamente una masa de basura mecida por las olas. Terrible. (Que conste que sé que lo único que hacemos mejor en occidente es esconder o ignorar la contaminación que producimos).

Nos quedamos allí una noche en Carlos Losmen (homestay) y por la tarde paseamos esquivando botellas, latas, pañales, mientras los pescadores en filas, tiraban desde la orilla de las cuerdas de sus redes. Un sistema tradicional; una danza grupal. Durante una hora o más, se van relevado en las filas y con pequeños pasitos acompasados van acercando la red. Cuando la red alcanza la orilla, se despierta, sobre todo en nosotros, gran expectación. Queremos ver qué y cuánto pescan. Hay un grupo de patos desplumados alrededor comiendo no se sabe qué. Cuando abren la red en el suelo vemos el triste espectáculo: un montón de basura del mar junto con peces de todos los tamaños en sus últimos estertores. Hay peces enanos porque la red es muy tupida, aunque los pequeños, al menos, también se los comen en el Nasi Lemak. Hay un pez globo inflándose y desinflándose, agonizando. Un tío con muy buen inglés para Indonesia se nos acerca y nos pregunta lo típico, de donde sois, etc. Me dice que el pez globo no se come, es venenoso. Una familia entera murió por allí por comerlo. Tienen que desenredar la red primero pero yo insisto en que lo suelten. Se esta muriendo pero igual esta vez se libra. Un hombre lo lanza a la orilla y nos preguntan si estamos contentos. La verdad que si. Lo vemos alejarse a trompicones y yo pienso en si tendrá una familia de peces globo mar adentro que le espere y le cuide.

El hombre de antes vuelve a nuestra vera y como demostrando que sabe lo que pensamos habla de que es una pena lo sucio que esta todo y que hay unas islas cerca que son preciosas. Tiene ojos color miel y una nariz que me resulta familiar, nada típica en el país. Una cara un poco de ratoncillo. Al parecer le caemos bien y nos invita a unos “cuci-cuci” (txipirones al estilo indonesio). Nos sentamos en un txiringuito destartalado donde los pollos nos picotean los pies. Al poco nos sacan una sopa de nudles con trozos de calamar. Mientras comemos y media docena de lugareños nos observan complacidos fumando sus cigarros olor a clavo, nuestro anfitrión apoyado en la columna, fumándose el segundo paquete del día, decide saciar mi curiosidad y empieza a relatarnos su historia; su bisabuelo era un colono holandés. Una de sus hijas, su abuela, mitad holandesa mitad indonesia, fue una persona muy influyente en él país. Era abogada, había estudiado en Holanda. Es por ella que él había trabajado para la embajada indonesia y le conocían en muchos sitios. Y por ella tenía nariz de ratón y ojos color claros.

Su madre cuando era muy joven, estando en Barcelona, perdió a su novio en un accidente. Para superar aquello y olvidar, se vino a Indonesia y al tiempo se casó. Después nació él y le pusieron de nombre Carlos como el difunto exnovio. Pero, entonces “¿no serás tú Carlos el de nuestro hostal?”. “Claro” nos dijo él riendo a carcajadas y entonces comprendí su chulería y soltura entre los pescadores, su necesidad de vender que aquel era un buen lugar donde estar. Había viajado por todo el mundo decía, como representante del gobierno en asuntos de promoción turística del país. Pero allí, en esa sucia playa de la provincia de Padang se vivía bien, “la gente todavía tenía tiempo” repetía.

Me vio el médico en Padang, el “orthopedist” como llamaban ellos al especialista y me recomendó 6 semanas de reposo (por lo de las muñecas). Madre mía… seis semanas sin bicis! Bueno ya llevábamos una, aunque parecía un mes. La pérdida de autonomía y los traslados en bus de un sitio turístico a otro, ya no es lo que más nos gusta. Aprovecharemos para hacer conocer el norte de Sumatra que con bicis hubiera sido imposible ya que la isla tiene 2000km. de norte a sur.
image

El lago Toba me hace recuperar el gusto de estar, de disfrutar de la naturaleza. De respirar hondo sin miedo a los tubos de escape. Es un lago creado en la boca de un volcán hace millones de años. Dentro del lago hay una isla, Samosir, y es allí donde nos quedamos. Me hace gracia que estemos en una isla dentro de otra isla. Nos bañamos en ese inmenso lago cada día a orillas de nuestro hostel, que parece más un homestay, pues compartimos los días con Kati e Iban, una alemana asentada con su novio batak que regentan este pequeño hostel. Los batak son una etnia muy particular. Eran feroces guerreros y no se dejaron conquistar nunca. Ni siquiera hacían caminos, para evitar que entrasen los enemigos en la zona. Vivieron aislados siempre hasta que llegaron los holandeses. Desde entonces, sorprendentemente, son cristianos y animistas (que ya eran de antes). De hecho, esta zona de Sumatra está plagada de iglesias.
Sin embargo, a pesar de la calma que se respira, incluso aquí hay amenazas para esta vulnerable urbanita. Cuando cae la noche y el silencio reina, las pequeñas criaturas roedoras salen a pasear por nuestra casa. Corretean a sus anchas, incluso entre nuestras cosas. Nunca dejar comida dentro de una casa batak! Las ratas no pararán hasta conseguir el botín.
Yo ya dormía con música cada noche, para no oírlas, aunque me iba convenciendo de que no pasa nada con estos animales semi domésticos. Además ellos estaban allí mucho antes de que nosotros llegáramos.
image

Anuncios
Cicloturistadas

Un año de excedencia, dos corazones, muchas agujetas.

Paisajes Adolescentes

Un año de excedencia, dos corazones, muchas agujetas.