Tag Archives: Kratie

Más Mekong

14 Dic

Image

Queríamos un poco del Mekong profundo, del que llega desde Laos y alimenta a miles de camboyanos.  Aquellos pueblos vietnamitas que vimos en el sur hace un mes y éstos, sólo comparten las aguas de este río que va cambiando de color en función de la luz que lo ilumina. Este Mekong nos ha enamorado. Ni siquiera mirábamos ya el mapa porque él nos indicaba en todo el momento el camino. El único problema que podía surgir era querer cruzarlo, ya que no había tantos lugares ya donde poder encontrar un barco que lo hiciera regularmente o un puente.

Nos dirigiamos hacia Kratie, uno de esos lugares que tiene un claro reclamo, algo que justifica los kilómetros recorridos. Hasta el último momento, como todo turista creo, tuvimos el temor de no ver ninguno y es que apenas quedan 80 delfines de Irawadi en el mundo. Estos delfines de agua dulce son un raro animal que también quedó un día maravillado de aquel cauce.

Para verlos tuvimos que tragar bastante polvo porque decidimos ir hasta Kratie por los caminos de la orilla del río en lugar de escoger la no menos polvorienta carretera. Eso nos dió la oportunidad de volver a disfrutar del carácter sencillo y amigable de las gentes del Mekong que una vez mas nos abrieron las puertas de su casa ante la ausencia de hoteles o unos metros de algo donde poner la tienda. Pero el segundo día hacia Kratie sí que la desenfundamos.

Que alegría borrar el recuerdo de la última noche de camping! Con un quiebro sorpresa de Gorka, nos adentramos sin que nadie nos viera en un camino de plantaciones de tapioca. Todo salió perfecto. No nos acribillaron los mosquitos, nadie vino a visitarnos de madrugada e hizo hasta brisilla. Dormimos como ángeles.

Llegamos a Kratie y nos quedamos en un clásico hostel backpakero. Volvimos a relacionarnos con gente de nuestra calana, aunque cada vez nos sentimos un poquito más jemeres. Tras cumplir con las turistadas de rigor de la zona, paseo en bici por la isla frente a Kratie y ver los delfines (junto a unos simpáticos indios en viaje de negocios), pusimos rumbo a Siem Reap, desde donde hoy escribimos. Hemos hecho 360 km. en cuatro días, lo que hace un total de 2400 km., superando nuestras expectativas y las vuestras cabrones!

Manana nos espera Angkor. Hoy solo nos ha dado tiempo de ver el museo de minas antipersona y darnos un masaje, pero vestidos, con una especie de pijama. Qué recataos!

Ya os contaremos qué tal las piedras.

Anuncios
Cicloturistadas

Un año de excedencia, dos corazones, muchas agujetas.

Paisajes Adolescentes

Un año de excedencia, dos corazones, muchas agujetas.